Feliz

27 04 2008

Se llama Feliz porque así le puso mi hijo (E, de 4 años). Es un pez beta un tanto aburrido, como todos los peces que terminan siendo mascotas. Mi hijo no le “paraba mucha bola” como decimos en el Ecuador cuando alguien no hace caso a otro alguien. Pero de repente, un día, llegó de la escuelita con una tremenda preocupación por su pez.

–¿Se va a morir?, me preguntó.

–¿Pero por qué preguntas eso?, le dije.

–Porque mi amigo Diego dice que se va a morir.

–¿Y qué sabe tu amigo Diego?

–Diego sabe muchas cosas, mamá. Diego dice que el pez se va a morir porque va a cumplir su ciclo de vida.

–Pues dile a Diego que no se preocupe por tu pez, porque no se va a morir.

–¿No se va a morir nunca?

–Por lo pronto, no se va a morir.

A E se le iluminó la cara. No escuchó el “por lo pronto” de su mamá. “¡Mi pez nunca jamás se va a morir!” repitió, emocionado.

Lo cierto es que desde ese día, llego directo a ver si Feliz sigue nadando y respirando en su pecera redonda.

Anuncios

Acciones

Información

5 responses

27 04 2008
rinostalgia

Yo digo que es ameno tener un blog y que si se muere el pez Feliz, moriría feliz y se puede siempre remplazar por otro, que los betas son todos casi iguales. E seguiría siendo feliz, como Feliz versión 2.0.

30 04 2008
Carmen

Me has enternecido con esta narración, no sólo porque oigo a E. y te oigo, porque son reflexiones chuta! sobre la vida y la muerte, sobre la fragilidad… Creo que con esa “pluma” (y conste que no digo “escama”) podrías dedicarte a escribir cuentos. Te amo profundamente

30 04 2008
Andrés García Barrios

La sencillez de tu blog tiene mucho sentido. Tus textos nacen de ese sitio desde el que uno hace amigos. ¿Cómo lograste algo así?

3 05 2008
el alvis

Muje! ahora seremos varios los pendientes de la inmortalidad de “un-feliz”. Hay que chequear en la tlapalería, a ver si tienen repuesto, ya ves que ahí se haya de todo hasta infelices, probá. Loquita, no soy de blogs, pregúntale a mi inconstancia… pero el tuyo, sus decires y sucedidos, me la hace pensar. De mientras, salú por la sencillez de contar sobrevivencias. Anhh, un reclamo fraternalmente comunista, te he tocado la puerta par de veces y nel pastel. Dale, no seas malita, abrímela sí…. la pueeeerta, la puerta!

Besiños

el alvaro

5 05 2008
María Fernanda

Ah, chingá, ¿cómo que ha tocado a mi puerta? ¿Cuándo, pues? Seguro se equivocó de dirección. Ya sabe Alvis que usté siempre que toque a mi puerta será recibido con bombos y platillos. Hasta le cocino nacatamales, no faltaba más.

Beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: